Un segundo de desesperanza.

 
 
 
 
 
 

Solo me resta el no hacer nada,

quedar a la espera de la euforia.

Cantaré nanas a la ira que amenaza

con estrangular mis arterias.

Invento teoremas,  cuento dudas con

los dedos.

Imagino un final blanco, impoluto,

en el que las verdades no oscurezcan

los venideros.

Mientras tanto….

Solo queda…

Mantener las manos,  firmemente cerradas.

 

 

Aprieto los dientes contra el espejo,  porque tarde o temprano

se desdibujará la imagen doble que danza sin ritmo ni compás.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las habitaciones iluminadas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Un segundo de desesperanza.

  1. Rosana dijo:

    Hola LO!
    Qué tristemente verdaderas son tus palabras,cada una de ellas…Estoy como tú,con las uñas clavadas en las palmas y un bruxismo fatal.
    Amo lo que escribes!
    Un abrazo.
    Rosana.

  2. Juan dijo:

    ¡  Salud !
     

  3. JAVIer dijo:

     
    La esperanza es lo último que se pierde,
    aunque solo sea un segundo,
    y sea díficil de verla,
    tal vez lleve máscara,
    cosas de carnavales,
    o todo un Expediente X.
     
    Saludos LO de Javi.

  4. El Errante dijo:

    Esperar entonces, desesperar esperando. ¿Eso harás, hiciste?
    Esperar a que venga el rayo que todo lo ciegue, que todo lo desintegre. Esperar
    a que venga el instante en que todo se vuelva del revés.

    Pues espero contigo. Desde mi orilla. Pero espero.

    Un saludo. Desde el Laberinto. Donde muchos desesperan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s