Mini Manifiesto

Mini manifiesto

 

Basta, no quiero más amor que el que predico
ni una pequeña dosis de ternura.

               Quiero una cicatriz gigante,
un caracol que hable,
            unos versos que no duelan.

¡Me quiero yo!
 
Isabel Bertossi. (weke)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pequeñas joyas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Mini Manifiesto

  1. ARTICA dijo:

    Uno versos que no duelan …………..divino¡¡¡¡¡¡¡Las visitas a tu espace son cada vez mas bellas.Un besazoArtica

  2. Unknown dijo:

    los pasos que se dan descalzos no hacen ruido y pasan desapercibidos.no suenan pero dejan huella, sin nada que separe los pies de la tierra.los pasos sin zapatos se manchan pero notan cuando el camino se hace más complicado por las piedras o más amable al ablandarse por la arena.Un abrazo encanto

  3. Unknown dijo:

    muy bonito, pero sabes que no es lo que piensas, siempre eres demasiado drastica y huyes de ti misma, te escondes y te apartas, pero solo yo se que esos versos son fruto de tu desesperación, aunque me hayas repetido mil veces que no eres la misma, porque para que sea cierto deben ser tus versos, no los de otra persona.be happy

  4. Unknown dijo:

    Te dejo otro pequeño bocado para tu apetito literario.Besos. Ivan

  5. Only dijo:

    Querida yo:
     
    Me amo. Sé que me correspondo y que no podría estar lejos de mí. En mí encontré todo lo que buscaba. Sé que soy perfecta y afirmo sin titubear que soy la media naranja de mi vida hasta que la muerte me separe, si es que puede.
     
    Inspirada en mi amor propio, cantaba hoy en la ducha a lo Rocío Jurado ( Joerrrr):
     
    “Como yo me amo, /como yo me amo,/ convéncete/, convéncete,/ nadie te amará/ nadie porque/ yo/ me amo con la fuerza de los mares,/ yo/  me amo con el ímpetu del viento,/ yo /me amo a voz en grito y en silencio,/ yo / me amo con una fuerza sobrehumana…”
     
    Y mi familia se reía, sorprendida de que, tan de repente, se hubiera operado este cambio en mí que me ha llevado a  amarme, quererme y respetarme hasta el final de mis días.
    En el fondo, es imposible amar a alguien que no sea uno mismo. ¿Quién va a velar por mí más que yo? ¿Quién va a renunciar a sí mismo por mí? ¿Quién va a soportar mis defectos? ¿Quién reconocerá mis virtudes? ¿Quién me comprenderá? ¿Quién permanecerá conmigo pase lo que pase? ¿Quién me perdonará la pérdida de la juventud con el paso de los años?…
     
    Solamente yo me abrigaré en las noches de invierno y  sólo yo me sacaré en verano de paseo. Tengo, pues, sobrados motivos para amarme. A nadie se le puede exigir estas cosas y, ni mucho menos, que tenga unas prioridades similares a las mías…
    Es algo que escribí hace tiempo, una carta para mí, quizá algún día lo postee. Hoy leyéndote me acordé.
     
    Vengo del espacio de RA…Me habló algo de luces.
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s