vistas

 
  Desde esta pequeña ventana,  veo el mar.  El viento templado acaricia mi rostro con ternura,  y el recuerdo me evoca besos adolescentes con sabor a sal.    
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las habitaciones iluminadas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s